Dos Cucharadas y al Crimen

Femicidios a la Carta, de Bartolomé Leal

 

Por César Biernay *

 

Novelar femicidios macabros en los tiempos que corren es una apuesta arriesgada, pero al tratarse de un narrador inquieto y esquivo como Bartolomé Leal, se afianza la jugada y se valora la entrega. Una mujer, un móvil y un arma homicida, es la triangulación que se va repitiendo cíclicamente en el desarrollo del relato, sin respetar estatus económico, raleas raciales ni preferencias religiosas.

El protagonista es un retornado que vuelve del exilio, con frustraciones, remordimientos y traumas que lo conducirán a condimentar con violencia sus años de vejez. Escondido tras la confiable impronta de un funcionario público que se sienta tras un monitor durante una morosa jornada laboral, el perverso asesino en serie maquina su cometido a punta de regalos, agasajos y convites a sus víctimas, no exento de sumisiones, que lo dejarán con las manos rojas y tibias por la sangre derramada.

El título de la narración bien podría despertar el morbo y condicionar su rápida lectura. El entresijo que se desarrolla entre el actor principal de la obra y su ramillete de víctimas atrapa al lector, en una cuenta regresiva por descubrir el momento en que comienza a borbotear la tragedia. Cuchillo, pistola y hasta un taladro, son algunas de las herramientas que porta el brutal protagonista, transportando al lector a lo más profundo de la mente criminal. Valga la advertencia que la descripción de casi todos los crímenes es extrema, carente de lugares comunes, truismos y exordios diplomáticos. Demasiado quizás, pero en la reseña de contratapa se advierte claramente que la obra se recomienda para lectores y lectoras todo terreno.

El relato inserta descripciones cómicas, que alternan pulsaciones de alta y baja frecuencia, dando cuenta de un protagonista con la psiquis a bastante mal traer. Con estos antecedentes, y considerando una ambientación local, esta obra constituye una propuesta diferente a la que nos tiene acostumbrado el autor, narrador cosmopolita cuyos personajes predilectos portan rasgos asiáticos, africanos y andinos, y cuyos lugares ambientes se localizan en Nairobi, Haití y el Cuzco. Los protagonistas de este relato transitan por Santiago, Laguna Verde y Molina, en un momento específico y reciente de la historia nacional.

Este aspecto cobra especial valor, sobre todo al terminar la última página, similar al bouquet del Carmenére que se disfruta tras el descorche, por las hondas reflexiones en torno al acontecer político y a las expectativas no cubiertas en los gobiernos de los noventa y subsiguientes. A saber, los crímenes se suceden junto al paneo de la sociedad chilena de postdictadura, con descripciones letales del consumismo e individualismo de los chilenos. Se deslizan, cara a cara y entre líneas, las ansias de los menos favorecidos por escalar la pirámide social en confusión con la adquisición de bienes inútiles, y la podredumbre y soledad de los que ganan mucho, prisioneros de su nivel de vida.

Destaca en Bartolomé Leal su capacidad para decir tanto con tan poco, lo que suple el exceso de sangre, tortura y muerte. Su pluma enérgica dispone a un personaje que arrasa con oficinistas, amantes y ex convivientes, rebasando el femicidio para palmar de lleno en el homicidio, con alevosía y agravantes. Si el protagonista estuviera casado, toparía también con el uxoricidio y parricidio. El uso de capítulos en primera, segunda y tercera persona, con hablantes diversos, facilita la comprensión de los hechos que pudieran parecer incomprensibles.

Palabras aparte merece la colección “La Otra Oscuridad”, de Espora y Rhinoceros Ediciones. Los títulos ofrecidos en su entrega 2020 brindan lo más granado de la escena noir latinoamericana bajo el formato de bolsillo, portable en la cartera de la dama y el bolsillo del varón, con relatos negros “a la carta”, en una iniciativa tan arriesgada en tiempos de pandemia como hablar de femicidio en los tiempos que corren.

 

* César Biernay es un escritor chileno que se aboca sobre todo al género negro. Su más reciente libro es «Macabros: historias de asesinos despiadados que intentaron el crimen perfecto«, Editorial Catalonia, Santiago, 2020.